6691-2354-875

Vacaciones eternas

Abr 9, 2018 | Las Gavias Grand | 0 Comentarios

Vacaciones eternas

En una calurosa mañana de julio,  el cronista de viajes y crítico de hoteles y condominios se registró en el primer condominio en Mazatlán. Era el condominio u hotel número 43 que ha visitado en los últimos seis meses. No tenía un aspecto cansado. Todo lo contrario: parecía un hombre nuevo. Llevaba una pequeña maleta con una agenda moleskine, dos elementos que podrían delatarlo, pero no. Nadie se dio cuenta de su verdadera identidad e intenciones. Se acercó a la recepción y se presentó, le dieron algunas indicaciones y se dirigió a su condominio.

Los viajes del cronista y la estancia en los hoteles y condominios, sirven para conocer el lugar a detalle, además del ambiente que se respira ahí.  El objetivo es el de proporcionar al lector información más detallada, que no puede encontrar en una búsqueda convencional en internet.

El cronista es uno de muchos redactores que trabajan en revistas online y periódicos. Es responsable del pacífico mexicano: desde Huatulco hasta Puerto Peñasco en Sonora. Eso incluye una gran cantidad de hoteles y condominios con servicio de hotel.

El cronista y crítico siempre quiso hacer eso desde niño. Quería vivir en un hotel y disfrutaba como nadie los viajes. A donde fuera.

Comenzó a trabajar en una tour operadora justo al salir de la universidad y ahí comenzó a viajar, acompañando a los turistas en su viaje. Cuando la compañía decidió incrementar su oferta, empezó a enfocarse en los detalles: inspeccionar las instalaciones, la comida, la ubicación. Incluso hasta preguntar si había fantasmas en los hoteles o condominios.

Así fue como aprendió sobre hotelería y se volvió cada vez más exigente.

Se convirtió en experto en el tema y a sus jefes les gustó por lo detallado y claro de sus reportes. Fue así como se convirtió en redactor. Empezó a escribir los textos de los diferentes tours en la página web  y poco después, empezó a escribir para otras publicaciones, hasta que se independizó. Empezó escribiendo una breve introducción en las reseñas, así como una lista de pros y contras de las propiedades en las que se encontraba. Después decidió incluir imágenes y detalles más sustanciosos de los hoteles y condominios. Después introdujo otra sección en la cual, recomendaba hoteles y condominios, además de restaurantes y otras actividades de una ciudad o región. La idea es de recomendar al lector de la manera más detallada y clara posible.

El diseño es muy importante: la calidad de las imágenes y que sea atractivo para el lector, así como fácil de leer. Todas las ciudades son tomadas en cuenta, pero también los pueblos pequeños y playas semi-virgenes que sólo cuentan con algunos pequeños hoteles. Las ciudades suelen tener una oferta de entre 40 hoteles o condominios hasta más de 100.

El método que sigue el cronista y crítico de viajes es el siguiente: lo primero es observar la propiedad a través de internet. Examinar el sitio web para recopilar información importante como la historia, los servicios, el número de suites, la ubicación y las amenidades. También son tomados en cuenta los comentarios en TripAdvisor y Yelp, donde se leen los comentarios de los clientes, así como las críticas de todo tipo. Muchas de las críticas de los clientes son exageradas y poco justas. Siempre es mejor experimentar por uno mismo. Por ejemplo: Una cliente se quejaba del precio de un hotel y de su supuesto lujo, cuando se encontró un insecto en la cama. El Hotel se encuentra ubicado en la playa y del otro lado hay monte, alejado de la mancha urbana. Es normal que se cuelen insectos. La crítica de su parte, le parecía exagerada y fuera de lugar. El crítico lee las calificaciones de una o dos estrellas pero no se las toma muy en serio.

El crítico recorre casi todos los hoteles y condominios y pasa la noche en casi todos. En una semana, puede llegar a dormir en un hotel y dos condominios o viceversa, así como visitar dos o tres ciudades o pueblos.

En el caso de Mazatlán, el cronista se ha hospedado en muchos hoteles de los considerados clásicos y en hoteles nuevos. También en condominios que llevan algunos años y en los que se acaban de construir o inclusive, remodelar.

Uno de los primeros hoteles que reseñó en Mazatlán fue el primero de una cadena muy famosa a nivel local. Se hospedó en una habitación del tercer piso, viendo hacia el mar. Lo primero que hizo fue echarse un clavado a la cama, cuando el bell boy se fue de la habitación. La cama estaba suave y tendida. La luz se colaba por la ventana de su habitación. Se levantó, abrió la cortina y observó la vista del mar, la isla y la playa. Después encendió la televisión donde se estaban transmitiendo los Juegos Olímpicos.

El cronista se hospedo durante tres días, donde revisó todo. El Hotel obtuvo una buena calificación. Hoy en día, ese hotel está a punto de remodelarse de nuevo después de 30 años de funcionamiento. Una vez remodelado, se volverá a hospedar.

Hacer reseña, crónica y crítica de condominios es diferente. Algunos condominios tienen servicios de hotel, a esos se les llaman condo-hoteles. Muchos otros son de tiempo completo y no cuentan con ese tipo de servicio. A ese tipo de propiedades se les critica o reseña de otra manera.

Los condominios en Mazatlán son de los dos tipos: los condo-hoteles y los condominios tradicionales. El primero reseñado fue uno de los mejores condominios en Mazatlán con servicio de hotel. La torre está decorada con la obra de un pintor local, de Mazatlán. El cronista se hospedó en uno de los condominios ubicados en el piso 18 con vista al mar. Como no era dueño de ese condominio, lo rentó en lugar de pagar el cuarto como si fuera un hotel.

Ese condominio en Mazatlán cuenta con gimnasio, spa, centro de negocios, salón de juegos, cine, servicio de restaurante en ciertas épocas del año y sala para leer con algunos libros. El salón de juegos cuenta con billar, mesa para jugar cartas, dados y dominó. El gimnasio es de primer nivel, así como los baños y el spa. El cine cuenta con microondas y máquina para hacer palomitas. Después de recorrer todas esas amenidades, caminó por la playa y se echó un chapuzón en la alberca, además de observar la puesta de sol desde el balcón, donde escribió su crítica, justo un día antes de salir.

Otro de los condominios en Mazatlán en los cuales se hospedó fueron unos ubicados en el malecón. Ahí la vista es diferente a la otra. Es más “tradicional” de Mazatlán, es decir, se pueden observar las tres islas, todo el malecón y la ciudad. Rentarlo fue más fácil que el otro. Hay menos amenidades pero no por eso deja de ser cómodo. Es de los condominios en Mazatlán más populares. Ahí el principal atractivo es el malecón: salir a caminar y hacer ejercicio, patinar en las mañanas, andar en bicicleta por las tardes, caminar en la arena mientras se mete el sol.

Los condominios en Mazatlán suelen ser muy cómodos, sin ser algunos muy lujosos.

El siguiente condominio en Mazatlán que fue reseñado se encuentra ubicado a las afueras de la ciudad, cerca del aeropuerto. Es quizá, el mejor de los condominios en Mazatlán con servicio de hotel. Las amenidades son de primera y la ubicación lo hace único, ideal para el que quiere alejarse y descansar. El cronista caminó por sus kilómetros de playa, la mejor de Mazatlán. A lo lejos se podía observar la punta de la Isla de la Piedra, que en verdad, es una península.

Desde la playa se puede observar el campo de golf cerca, a sólo un swing. Ese campo de golf es de los mejores de México por su diseño y por la belleza del entorno. De hecho, aquí se llevan a cabo torneos internacionales de golf, avalados por la PGA Latinoamérica.

Además del campo de golf, el desarrollo cuenta con albercas, spa, restaurantes, un clubhouse y hasta un tortugario donde se liberan tortugas hacia el mar cuando se llega el momento.

Este condominio en Mazatlán es toda una experiencia y así lo constató en su texto.

Existen también condominios en Mazatlán ubicados cerca del Centro Histórico, como se le llama a la parte vieja de la ciudad. Mazatlán cuenta con historia que data de más de 500 años. Fue descubierta poco después de la caída de Tenochtitlán, aunque el primer asentamiento no funcionó: indígenas hostiles y la conquista del Perú, alejaron a los primeros habitantes. El territorio pasó desapercibido por cientos de años. Sólo algunos indígenas, piratas, corsarios y navegantes visitaron la zona, hasta que a principios del siglo XIX, el primer asentamiento serio prosperó. Mazatlán se convirtió en un puerto importante del pacífico norte. Recibió migrantes de Europa y Asía y la industria y el comercio florecieron hasta principios del siglo XX. Poco después de la revolución, el turismo comenzó como una actividad seria junto con la pesca, hasta llegar a nuestros días.

Los condominios en Mazatlán ubicados en el Centro Histórico son el testimonio de esa historia. El cronista salió a caminar diario por los edificios neoclásicos del siglo XIX, testigos de una época. Conoció el Teatro Ángela Peralta. Caminó por la Plazuela Machado y se sentó a tomarse un café, una cerveza y un postre. En ese orden. Comió en los mejores restaurantes de Mazatlán y regresó a dormir en su condominio, para después al siguiente día, desayunar frente al mar en Olas Altas.

Existen condominios en Mazatlán para todos los gustos y bolsillos. Hay condominios en Mazatlán de lujo, existen otros condominios en Mazatlán más sencillos pero con una vista espectacular. Hay otros condominios en Mazatlán que son muy viejos ya y que necesitan remodelación. Hay otros condominios en Mazatlán que se están construyendo y que incluirán centros comerciales y amenidades que van más allá que los simples servicios de un condo-hotel.

La mejor manera para iniciar como crítico de hoteles y condominios, es escribir para sitios web de viajes y empresas de viajes o tour operadores. La independencia ayuda a adquirir experiencia. Es importante desarrollar un espíritu crítico y se puede empezar por restaurantes y bares. Hay sitios como Citysearch.com, Tripconnect.com y Hotels.com  que son buenos para comenzar de manera independiente.

Una vez que se tiene experiencia de manera independiente, el siguiente paso es el de buscar trabajo como crítico de hotel y condominios en sitios web como journalismjobs.com y mediabistro.com. Si la búsqueda no es exitosa en ese tipo de sitios, se puede comenzar escribiendo sobre restaurantes, bares y destinos de viajes. De ahí se puede saltar a la crítica de hoteles y condominios.

Otra recomendación es la de hacer prácticas en la editorial de una agencia de viajes como lo hizo el cronista. Enfocándose en la crítica de hoteles. Es una gran oportunidad para aquellos que quieren desarrollar una carrera como crítico y cronista. Los que destaquen en su redacción y crítica, tienen una mayor posibilidad de conseguir ofertas de trabajo en revistas, periódicos o sitios web.

Otra manera de comenzar es pidiendo trabajo en un periódico local, regional o en un segmento de una televisora local o regional. Si se es aceptado, se puede combinar enviando el mejor texto a una empresa que se dedique a la crítica y crónica de temas relacionados con el turismo.

Hay que enviar críticas freelance a revistas, sitios web, cartas junto con el currículum vitae detallando la experiencia e ideas como crítico y cronista.

Es un trabajo soñado. ¿Quién no quisiera vivir en una eterna vacación? Hospedándose en los mejores hoteles y condominios, descansando, disfrutando de la alberca, la vista del mar, las puestas de sol o de la vista de una gran metrópoli. Degustando el desayuno, comida y cena, ejercitándose en el gimnasio, recibiendo un masaje en un spa, usando la computadora en el centro de negocio, acostarse a ver una película, pedir al room service, tomarse una bebida en el bar, saliendo a caminar a la playa, calle o en el campo.

El cronista ha disfrutado Mazatlán. Se ha hospedado en los mejores condominios en Mazatlán y en los peores condominios en Mazatlán, así como en los hoteles y no, no se aburre. ¿Cómo aburrirse de una eterna vacación?, es difícil.

¡VIVE TU SUEÑO HOY!

SUSCRÍBETE A LAS GAVIAS GRAND

Recibe las últimas noticias y todo sobre nuestras actividades y opciones en bienes raíces en Mazatlán.